La CN Ascó completa la primera campaña de carga de combustible gastado en el nuevo ATI

Ascó, 27 de mayo de 2013. – La central nuclear Ascó ha completado la primera campaña de carga y traslado de contenedores con combustible gastado de la unidad 1 al Almacén Temporal Individualizado (ATI) de la instalación. Esta maniobra ha consistido en la carga, traslado desde la piscina de combustible y colocación en el ATI de dos contenedores con capacidad para 32 elementos irradiados cada uno.

La puesta en marcha del ATI permite a la central ampliar su capacidad de almacenamiento de combustible gastado. En este caso el combustible se almacena en seco, en una atmósfera de gas inerte, en contenedores licenciados para este propósito. El uso de este tipo de instalaciones, que funcionan como una solución transitoria en el ciclo del combustible nuclear, está ampliamente extendido en los países que tienen centrales nucleares. De hecho, el de CN Ascó será el tercer ATI puesto en marcha en España tras el de la CN Trillo y el de la central José Cabrera (Zorita), actualmente en desmantelamiento.

El ATI de CN Ascó dispone de un espacio útil aproximado de 20.000 m2. Está formado por dos losas sísmicas sobre las que se pueden depositar hasta 32 módulos de almacenamiento. Cada módulo albergará un máximo de 32 elementos. Estas losas son estructuras de hormigón armado, diseñadas a prueba de sismos, con unas dimensiones nominales de 40,23 x 19,97 metros y 61 centímetros de espesor donde se ubicarán los módulos de almacenamiento de combustible gastado.

El sistema de almacenamiento de combustible irradiado, el Hi-Storm 100, fue elegido por la Empresa Nacional de Residuos Radiactivos (ENRESA) tomando como referencia un sistema licenciado por la NRC (Nuclear Regulatory Comission, organismo regulador de los Estados Unidos). Este sistema se emplea en numerosas instalaciones estadounidenses y ha sido licenciado en España por el CSN para su utilización en CN Ascó. Este mismo sistema se implantó anteriormente en la central José Cabrera, adaptado al combustible y características de dicha central.

El Hi-Storm 100 está compuesto por tres elementos: la cápsula metálica en la que se alojan los 32 elementos de combustible (MPC); el contenedor de transferencia (Hi-Trac), que que se utiliza para la carga y traslado de la MPC desde la piscina hasta el módulo de almacenamiento; y el propio módulo de almacenamiento, el Hi-Storm, que es la parte externa y proporciona una barrera estructural y radiológica para la MPC durante su almacenamiento en el ATI.

El ATI dispone de un foso de transferencia, diseñado para resistir sismos, con dimensiones de 5 x 5 metros. Su función es servir de medio para la futura transferencia de la MPC del módulo de almacenamiento Hi-Storm a un contenedor de transporte, cuando se vaya a transportar este combustible fuera del emplazamiento, por ejemplo al Almacén Temporal Centralizado (ATC).

Puesto que la normativa vigente establece que la gestión de los residuos radiactivos y combustible gastado en España es responsabilidad de ENRESA, el diseño y la construcción del ATI de CN Ascó se ha realizado mediante un acuerdo técnico-económico entre ANAV y dicha empresa.

La transferencia de elementos combustibles irradiados desde la piscina de combustible hasta el ATI es un trabajo complejo que requiere de una buena planificación y entrenamiento. De este modo, con anterioridad al traslado de los dos contenedores ya depositados en el ATI, se ha realizado todo un proceso de selección y clasificación de los elementos a trasferir, así como una importante tarea de formación y entrenamiento.

Una vez caracterizados individualmente los elementos combustibles, se establece un mapa de carga con la disposición de cada uno de ellos dentro del contenedor y su futura ubicación en el ATI.

Ya seleccionados los elementos a transferir, estos se cargan en el edificio de combustible. Para empezar la operación, la cápsula metálica (MPC) vacía se introduce en el interior del contenedor de transferencia (Hi-Trac), y seguidamente se depositan en una zona especial de la piscina de combustible, donde tiene lugar la carga de cada elemento combustible, de acuerdo con el mapa de carga predefinido. A continuación, se extrae el conjunto de la piscina y se procede a la soldadura de la tapa de la cápsula metálica y al proceso de secado y llenado con gas helio para asegurar una transferencia de calor adecuada durante el almacenamiento, proporcionando una atmósfera inerte que garantiza la integridad del combustible a largo plazo.

Posteriormente, en la zona de preparación asignada en el interior del edificio de combustible, se transfiere la cápsula MPC al interior del módulo de almacenamiento Hi-Storm que se traslada al ATI con un vehículo oruga de grandes dimensiones. Para ello, se ha habilitado un vial de características especiales desde los edificios de combustible de los grupos I y II hasta el Almacén Temporal Individualizado.

Un gran trabajo en equipo

La puesta en servicio del ATI de CN Ascó supone la culminación de un proyecto en el que destaca la importancia del trabajo en equipo, tanto entre empresas (ANAV, ENRESA y empresas colaboradoras), como entre diversas unidades organizativas de la propia central nuclear.

La carga de estos dos primeros contenedores ha coincidido temporalmente con los trabajos correspondientes a la 21ª Recarga de Combustible de CN Ascó II, factor que ha implicado una importante tarea de planificación y coordinación a todos los niveles. En este sentido, el director de central, Manel Campoy, considera que “debemos poner en valor el éxito conseguido en dos proyectos que hemos afrontado simultáneamente y atribuirlo al gran esfuerzo de planificación y trabajo en equipo realizado por todos, además del compromiso profesional de las personas involucradas”.

1b56d005723ad175e526bbe57567b8ab_L