Un poco de historia

Las construcción de las centrales nucleares Ascó I y Ascó II duró más de 10 años. En 1974 se otorgó el permiso de construcción a Ascó I y un año después a Ascó II. Tras la concesión del los permisos, empezaron las obras de la central. El largo proceso de construcción de las centrales comenzó con la adecuación de las más de 250 hectáreas de suelo. Durante meses, excavadoras y camiones trabajaron para nivelar el terreno, transportando tierra de un lugar a otro. El siguiente paso fue comenzar a construir los edificios.

Es en esta fase donde llegan numerosos trabajadores especializados de toda España: encofradores, mecánicos, ingenieros, soldadores, etc. Poco a poco, se fueron construyendo el resto de edificios y componentes. Los trabajadores se emplearon día y noche para armar los dos grupos que conocemos hoy en día. No fue hasta junio de 1983 que se sincronizó el reactor de la unidad 1 por primera vez, si bien su operación comercial no llegó hasta diciembre de 1984. Por su parte, el segundo grupo se conectó por primera vez en octubre de 1985 y inició la operación comercial en marzo de 1986.