Reserva Natural de Sebes en Flix: entre humedales y carrizales

La Reserva Natural de Fauna Salvatge de Sebes i Meandre de Flix es un espacio fluvial de gran interés paisajístico y un importante atractivo turístico para la Ribera d’Ebre. La reserva, que tiene una superficie de 204 hectáreas, se divide en dos zonas: el Espai Natural de Sebes y el Meandro de Flix.

228x299-images-stories-Te_recomendamos-01-004

En el margen del río Ebro y cerca del embalse de Flix se encuentra el Espai Natural de Sebes, donde se ha formado uno de los carrizales más extensos de Catalunya, que en algunas zonas supera los 200 metros de ancho. En el mismo lugar se encuentra un bosque de la ribera, uno de los mejores conservados de Catalunya, según los biólogos. El espacio también incluye una zona de humedales, las islas fluviales y una franja de protección de 60 metros de río a su alrededor. La zona fue declarada Reserva Natural de Fauna Salvatge en 1995, aunque desde 1992 el espacio estaba incluido en el PEIN (Pla d’Espais de Interès Natural), por parte de la Generalitat de Catalunya.

El meandro se encuentra bajo el embalse de Flix y se extiende a lo largo de cinco kilómetros por el Ebro. La parte declarada reserva incluye una antigua isla fluvial situada bajo el Castell de Flix. Desde la cima del castillo, puede contemplarse el meandro en toda su extensión.

Ambas zonas del espacio incluyen gran variedad de fauna y flora. Existen más de 350 especies vegetales distintas. Entre ellas, destacan los frondosos bosques de álamos blancos, chopos, sauces, alisos y fresnos, así como algunas especies poco comunes como la escutelaria, una especie que en Catalunya solo se encuentra en Sebes. A su vez, existen más de 200 especies animales, la mayoría de ellas pájaros. La especie emblemática de la reserva es la arpella, un águila en peligro de extinción que tiene en la reserva uno de sus últimos refugios en Catalunya. Otras especies animales que pueden encontrarse son la nutria, la garza imperial, el martín pescador o la tortuga leprosa.

Banco de semillas

La Reserva Natural de Sebes informó, a finales de mayo, de la creación de un banco de semillas y esquejes de árboles y arbustos. El banco, que permitirá replantar algunas de las zonas más degradadas, tendrá material genético de más de veinte especies distintas, entre ellas, álamos, sauces y alisos. A la creación de un banco de semillas hay que sumarle la aprobación de estudios técnicos para evaluar los efectos sobre la flora de la inundación permanente del espacio. Con los resultados encima de la mesa, se tomarán medidas para evitar la degradación de la zona.

Atractivos de la zona

315x205-images-stories-Te_recomendamos-Mas-del-Director

El edificio del Mas del Director funciona como centro de visitantes de la Reserva Natural e incluye un área de uso público que comprende una zona de exposición, una biblioteca especializada en medio ambiente, una amplia sala de actos y un área para alojar personal científico. Allí puede verse una exposición permanente sobre los orígenes y la formación de la Reserva Natural actual, así como maquetas de Sebes y reproducciones, a tamaño real, de la arpella. Al Mas del Director se puede acceder a pie o en coche.

A la Reserva Natural de Sebes se accede a través de un camino que bordea el espacio natural. A lo largo del camino se encuentra el itinerario principal, con varias infraestructuras habilitadas para su visita. El recorrido se puede hacer a pie, ya que el tramo no presenta ninguna dificultad. Al meandro se puede acceder por carretera para contemplar su espectacular vista panorámica. Las mejores épocas para visitarlo son primavera y otoño.

Hay que mencionar también como atractivo de la zona el centro de información, una antigua masía restaurada, la pasarela del bosque de la ribera y una laguna, que se regeneró en 1993. La reserva Natural de Sebes dispone además de dos observatorios. Destaca por su atractivo el observatorio de las cigüeñas, donde se está llevando a cabo un proyecto de reintroducción de la especie.

241x203-images-stories-Te_recomendamos-01-008

Una vez terminada la visita, vale la pena degustar alguno de los platos típicos de la gastronomía de la Ribera d’Ebre. Uno de estos platos típicos es “la clotxa”. Se elabora con medio pan de payés tostado, vaciado y relleno con carne asada, tomates, cebolla y ajos en rescoldo. Después, se cubre con la miga, previamente extraída de una sola pieza.