Seguridad reglamentaria

Ascó y Vandellós II cumplen los requisitos establecidos por la normativa española y la de los organismos internacionales, lo que, por consiguiente, las homologa a nivel internacional. Además, por requisito del Permiso de Explotación otorgado por el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo previo informe favorable del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN), ambas centrales deben analizar la aplicabilidad a la central de la nueva normativa que vaya apareciendo con posterioridad a su puesta en marcha. Todas estas normas responden a criterios internacionales, avalados por el Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA), agencia dependiente de la Organización de Naciones Unidas. La verificación de su estricto cumplimiento se realiza a través del permanente control que a este efecto lleva a cabo el CSN, organismo autónomo al que se informa con carácter exhaustivo y que tiene la facultad de paralizar las actividades o, en su caso, el funcionamiento de la central por razones de seguridad. El CSN dispone además de inspectores residentes permanentemente desplazados en las centrales y con libre acceso a todas las instalaciones.

Además de la revisión y evaluación continua que el CSN realiza sobre las centrales, cada 10 años se realiza una revisión periódica de la seguridad, que tiene por objetivo

evaluar el funcionamiento de las centrales en ese periodo, con especial atención en las mejoras realizadas, los análisis de experiencia operativa propia y ajena, así como los programas de autoevaluación y mejora continua de la seguridad. Estas revisiones sirven de base para renovar la autorización de explotación para un período de 10 años.

ESCALA INES
La Escala Internacional de Sucesos Nucleares (INES) es una herramienta de trabajo que permite catalogar los incidentes y accidentes que ocurren en las instalaciones nucleares de manera homogénea. Este mecanismo fue diseñado y puesto en marcha por un grupo internacional de expertos convocados por el Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA), con sede en Viena, y por la Agencia para la Energía Nuclear (AEN), de la OCDE, con sede en París. La Escala sirve para comunicar con rapidez y coherencia al público el significado que tienen para la seguridad los sucesos que puedan producirse en las instalaciones nucleares.

Esta escala está dividida en siete niveles, de menor a mayor, y cada uno de ellos se corresponde a unas determinadas características.

IMG19_es